castillo-altafulla

La historia de Altafulla (Costa Dorada) se conoce a partir de las informaciones proporcionadas por las excavaciones arqueológicas en la Villae romana de Els Munts, así como la riqueza de los objetos empleados habitualmente por los habitantes romanos de la finca (vasos cerámicos, objetos de adorno personal...) corroboran sin duda la monumentalidad y la importancia de esta villae que se desarrolló entre los siglos I y VI/VII dC.

Altafulla, como núcleo de población, no aparece hasta la época medieval, creciendo al amparo del castillo a partir de mediados del siglo XI, aunque los vestigios de poblaciones en los alrededores, se remontan a la época romana.

El poblamiento feudal está documentado en el siglo XI cuando en el 1059 aparece el topónimo del castillo de Altafulla.

El poblamiento alrededor del castillo, se asienta en el siglo XII. En el siglo XIII se produce el traspaso de la señorial villa a la familia Recasens, que la conservaran hasta el 1506, cuando fue traspasada a la familia Castellet. Finalmente la propiedad del castillo pasó a manos de la familia Montserrat (marqueses de Tamarit), que en sus descendientes, la familia Suelves la ha mantenido hasta nuestros días.

els-munts-4

En su territorio se ha encontrado y si encuentran vestigios de épocas prehistóricas, protohistóricas y romanes. Se han encontrado sólo rastros de arabización, como son la posssible derivación del topónimo Altafulla y pequeñas muestras de cerèmica vidriada.

Los restos romanos son muy abundantes, habiendo vestigios claros de 4 villas y 3 canteras, y posibilidades de restos de 2 villas más. Los estudios realizados indican que la ocupación del territorio habría sido densa y prolongada en el tiempo, con hallazgos datados entre los siglos II aC y VII dC. De las villas, la más estudiada y excavada es la gran villa señorial de los Munts, situada cronológicamente entre los siglos I y VII dC, la importancia de la que le ha merecido formar parte del conjunto de Tarraco declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Vila romana de Els Munts

No se tienen noticias directas de la ocupación del territorio desde las primeras décadas del siglo VIII, momento en que acaba la época de dominio visigodo, hasta mediados del siglo XI. Los cronistas y geógrafos musulmanes daban la zona como despoblada, lo cierto en cuanto a los señores, los cuales tenían medios de huida. Los pequeños campesinos y los esclavos, entre otros pobladores, no tenían las mismas posibilidades de huida y seguramente debieron permanecer en el territorio, que se convertirá frontera. Es muy probable que las guerras con los sarracenos no fueran más que otro peligro que añadir a los que ya estaban acostumbrados a pasar la gente de la época, desgraciadamente hecha a la idea de convivir con otras situaciones peligrosas desde hacía bastante tiempo. Tampoco se hace demasiado fácil de creer que un lugar tan vital y próspero, al tiempo que fértil, en época romana, deje de ser habitado por todos, y que esta situación dure 350 años!

cases-de-mar

Bera, primer conde carolingio de la Marca, promueve los intentos de conquista de Tarragona y Tortosa llevados a cabo por y Luis el Piadoso entre finales del siglo VIII y principios del siglo IX, lo que dejará rastros en la toponimia de la zona: Arco de Bará, Roda de Bará, Torredembarra.

Existe noticia de población anterior a la ocupación señorial por el documento en el que Ramón Berenguer I da a Bernat Amat de Claramunt el monte de Ullastrell 'cerca de Altafulla' para que edifique un 'fuerte' para defender sus habitantes. Ullastrell ha sido edificado con Montoliu, el castillo las ruinas del que son en la Riera de Gaià.

Castillo de Altafulla, vertiente poniente

Posteriormente, el castillo de Altafulla, es citado en otros documentos a lo largo de los siglos XI y XII. En aquel tiempo debía de ser poco más que una torre construida con piedras de la villa romana de la plaza de la iglesia, y que hubiera comenzado siendo una cuadra del vecino castillo de Tamarit.

Probablemente la primera parroquia de Altafulla fue fundada entre 1154 y 1194, hecho que da a entender que la población de fuera del castillo empieza a ser bastante importante.

Jaime II crea en 1323 el condado de Prades juntando la baronía de Entença y las montañas de Prades para su hijo Ramón Berenguer. Antes de mediados de siglo Altafulla será separada del condado y vendida por el rey Pedro III a Bernat de Requesens y de Lorenzo. Este consta como señor de Altafulla y la Nuevo en el censo de 1370, con 45 fuegos. La villa pasó del dominio real al dominio señorial, siendo villa de barón hasta el siglo XIX.

Ubicación

La villa de Altafulla se encuentra en la vertiente suroriental de una colina de 52 metros de altitud. Pertenece a la comarca del Tarragonès en plena Costa Dorada, encuadrada en la comarca natural e histórica del Camp de Tarragona . Su término limita al norte de la Nou de Gaià y el de la Pobla de Montornès , al Este con el de Torredembarra y al Oeste con el de la Riera de Gaià y Tarragona. Al sur limita con el Mediterráneo con una playa que se extiende desde el Cap Gros hasta cerca de la Roca del Gaià.

Comunicaciones

Altafulla goza de excelentes comunicaciones por carretera, mediante la N-340 hacia Tarragona y Torredembarra y la autopista A-7 con una salida a 1,5 km del centro de la villa. También dispone de un apeadero en la línea ferroviaria por el que circulan las líneas Barcelona-Tarragona-Reus-Móra-Zaragoza y Barcelona-Tarragona-Tortosa-Valencia, donde se detienen casi todos los trenes de ámbito regional que circulan. Además, la proximidad de las estaciones de Tarragona y Torredembarra y Sant Vicenç de Calders permite acceder fácilmente a las Líneas de Largo Recorrido ya los alrededores del área de Barcelona.

La existencia de la estación del AVE de La Secuita-Perafort pone al alcance de los residentes este tipo de trenes en menos de 20 min. de recorrido en coche.

Respecto a las comunicaciones por vía aérea, Altafulla se encuentra en, casi, medio camino entre los aeropuertos de Reus y Barcelona, encontrándose el primero en 30 min. y el segundo a 45 min.

http://www.altafulla.cat/